Astrid y la ensaimada

Ritual antes de la fiebre del sábado noche:

Empiezo con el baño, la exfoliación, la mascarilla y la crema suavizante. Después de secarme, acostumbro a hacerme la cera en el bigotillo (suena más fino que bigote…) y para que no me salga ningún granito me pongo un poco de polvos talco y así van haciendo efecto mientras paso a la siguiente fase. Sigo con la crema de la cara, la crema de los ojos, la crema hidratante para el cuerpo y la crema para los pies. Después doy  paso a las pinzas que siempre encuentran algún pelo perdido que arrancar. Seguidamente toca ponerse el maquillaje, operación digna de doctorado ya que se necesita el tapa-ojeras, la base, el iluminador, la sombra de ojos, el rímel y el colorete. Finalmente queda el secador, otro máster para poder decir que simplemente has tardado dos minutos en peinarte cuando realmente has utilizado el secador, más la plancha y finalmente un toque de cera para ese mechón rebelde que me hace plantear, en más de una ocasión, el rapado al cero.

Total, que luego me queda vestirme y por último sacarme los polvos talco de la cara, ya que, después del rato que llevo, la rojez debería haber desaparecido.

El sábado pasado ocurrió algo terrible. Me dediqué unas dos horas a estar divina de la muerte, pero se me pasó por alto un detalle importante…

Antes de acabar de arreglarme se puso a llover. Así que el ritual se quebró. Me puse a recoger la ropa del tendedero pensando que ya llegaba tarde a la cena mariposil y cuando acabé de recoger toda la ropa cogí el bolso, las llaves y el casco y me fui pitando a la Pepita.

Lo mejor de todo es que pensaba: ¡Esta noche triunfo! ¡Estoy estupenda! Me sentía observada, y eso me hacía sentir bien…

Aparqué corriendo la moto, y entré con paso firme al restaurante. Vi a las maripositas, ya esperándome, y bueno, la excusa saltaba a la vista, así que me dirigí a ellas.

Sólo decir que la primera pregunta de Jimena al verme fue: ¿Qué te acabas de comer una ensaimada?

Después del ridículo máximo sólo pude responder: Sí,  y estaba muy rica.

Cosas que pasan.

Astrid.

Anuncios

4 pensamientos en “Astrid y la ensaimada

  1. Sandruixa

    Jajaja! Muy bueno! Ahora súmale a ese imprevisto de la ropa tener dos enanas en casa y dos perros! He llegado a salir de casa arreglada y en zapatillas!!

    Responder
  2. lamami

    Lo siento me he olvifado
    PD: consejo barato mascarilla de aguacate puede que si te olvidas de quitartela te pidan GUACAMOLE jjjjje como siempre espero vuestras noticiss

    Responder
  3. lamami

    Muy buena la ensaimada con el tiempo sera ademas rellena.Necesitas mas zonas que pteparar…ya sabeis o no todavia que hay mas zonas que marcan el paso del tiempo y el tinte y la depilacion son obras de arte.
    Hoy comprobaras que no estas sola en los despistes he empezado por la PD estoy ENSAIMADA jjjjjjje

    Responder
  4. SokomPrincess

    Lo que me he reido con esta entrada. Creo que muchas nos vemos reflejadas en tu ritual, que yo, salvo la exfoliación y depilación, lo hago a diario… como con el salir con algo mal a la calle. Sacando a mis chuchos a las 7 de la mañana, pues como que hay días en los que ni te miras al espejo. Besos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s