Archivo de la etiqueta: Gin & Tonic

Jimena y el sexo

Es un clásico ya. Estoy en la ducha y suena el móvil. Jimena otra vez.

Después de dejar un lago en el suelo del baño alcanzo a coger el teléfono. Jimena, ¿qué quieres? Estaba en la ducha. Tras varios intentos fallidos de conseguir que Jimena llame más tarde, me siento en el borde de la bañera, ahora ya con mi albornoz blanco, toalla en el pelo y decido rendirme a las insistencias de mi amiga.

Jimena has pasado una noche increíble, la sorpresa, la cena, las velitas, el vino. Me resulta impresionante lo que me cuentas. Cierto que lo de los Gins fue un detallazo, con granos de pimienta rosa y un toque de anís. Increíble. Estás segura que no lo soñaste, que te conozco…

Oye, ¿y de lo demás qué? Un viajazo, como siempre  ¿no? Como siempre. Te encanta lo del sofá, que te desnude, que recorra tu cuerpo  con los hielos de la copa… Y que te mire a los ojos pidiéndote que sigas, observando atentamente todos los movimientos de tu boca… Dios mío, Jimena. No me cuentes más. Que me va a dar algo aquí mismo. Hay pocas ocasiones en las que estén dedicados a tu propio placer y solo a verte disfrutar con el sexo. Es impresionante, Jimena. Lo se… Y te encanta, ¡qué petarda!

¿Y le contaste lo de tu sueño? ¡No te creo! Que bailaste para él, ¿en pelotas? Ji eres la bomba. Es que te ponen veneno en la copa y Jimena pierde los papeles. Me encantas niña. Eres genial. Disfruta de cada momento como ese. Pero disfrútalos, y no te pierdas en él. Quédate con el sexo, con ese viaje al más allá, con la sensación de que podría ser el último.

Oye, ¿y después qué? Recuerdo que la vez anterior fue raro dormir con él. Así que ahora fuiste tú la que se dio la vuelta y no le dijo ni buenas noches. ¿Y que hay de la Jimena que se abraza y no se quiere ir por la mañana? Ah, ya no. ¿Ya no o fue el viernes que simplemente no? Ya decía yo. Pero me gusta la idea. Te lo dijo por la mañana, ¿no? Y no se podía dormir, pobre. Ya, está claro que tú pasaste por lo mismo el otro día. ¿Y que te pasó esta vez? ¿Qué ha cambiado? Deja de fumar por las noches, Ji. Te sienta fatal…

Yo también te quiero. Te veo luego. Y si después de estar siete días sin noticias de dios de repente se ilumina tu móvil y te quieres tomar una birra con él y darme plantón, lo entenderé.

Astrid

Anuncios