Archivo de la etiqueta: cocina

Unas risas con Marcos González

catsiiMarcosIMarcos tiene 34 (y medio). Se define como desarrollador de cosas divertidas. Vive feliz con Ana, su pareja. Lo primero que me cuenta es su nuevo proyecto en común: un piso que está reformando con sus propias manos. Y añade que hay que cambiar de vivienda al menos cada cinco años, cuestión de renovarse y empaquetar la vida. Aunque lo de tirar trastos todavía le cuesta. Algo que le preocupa es cómo educar a un hijo. Lo ha vivido de cerca, y con respeto, con su sobrino Lucas. Está convencido que le dedicará gran parte de su tiempo a enseñar a su hijo la manera tradicional de hacer… Alguien le tendrá que contar cuáles son los antepasados de las pantallas táctiles.

¿Te habían entrevistado antes?

Pues, a parte de entrevistas de trabajo, no. Y te aseguro que me noto más presionado ahora!

¿Nervioso?

Si si, pero es ese nerviosismo que apetece, del que quieres más.

Cuentanos un chiste, para ir calentando motores…

Jajajaja! Que te pidan un chiste es lo peor. ¡¡Bloqueo total!!
Ahí va: Dos amigas que van a una manifestación y llega una con 40 bates y 40 condones y le dice la otra: “Pero tía, ¿dónde vas!?” Y la otra le contesta: “¡Qué me he liado!, no sabía si íbamos a montar un follón o a ¡follar un montón!”

¿Sabes que me recuerdas a alguien? Un personaje de cómic… ¿Cómo se llamaba?

Pues no lo sé, espero que a Lupin. Siempre me ha encantado este personaje, simpático, listo, divertido… ¡Y ladrón de guante blanco! Es mi profesión “platónica”

Siempre te vemos contento. ¿Tienes días malos?

Más que días malos, tengo ratos malos. Pero siempre intento estar contento cuando estoy con la gente, creo que las vidas de la gente son ya bastante complicadas como para tener que aguantar a alguien con cara de amargado o que sólo habla de sus problemas.

Durante muchos años has trabajado en una empresa de juguetes. ¿A qué jugabas de pequeño?

Es mi tercer trabajo relacionado con el mundo del juguete. ¿¿Síndrome de Peter Pan?? ¿¿Quién, yo???
Me encantaba jugar a juegos de construir cosas: Lego, Tente (que viejo me hace quedar esta marca) etc… Y también el Trivial, a la versión de los 80 no me gana ni Dios, mi mejor amigo y yo nos sabemos las preguntas de memoria!

Y ¿A qué juegas ahora?

Ahora trabajo en una empresa buscando juguetes, con lo que juego con todo lo que me pasa por las manos. Y cuando quiero seguir jugando en casa hago bricolaje, cocino, me voy a dar una vuelta en moto…
Al final, en lo único en que noto que me estoy haciendo mayor, es que ahora me puedo comprar yo los juguetes que quiero!

¿Hablamos de amores?

¿¿En plural?? Nunca he creído mucho en el amor cuando es considerado como algo eterno, pero ahora con Ana ya no me preocupa la eternidad, intento disfrutar cada día con/de/para ella. Y si aun me aguanta después de 4 años, es que algo irracional hay por ahí que une a las personas.

¿Despacito y buena letra o te tiras a la piscina aunque esté vacía?

Depende de para que… me encanta planear, pero pocas veces lo cumplo!

Y la vena marujilla que tienes…

Soy muy cotilla, en mi grupo de amigos tienes que estar atento a todo o corres el riesgo de perderte unas buenas risas.

Oye, ¿tú sabes que se cuece en las bodas?

He oído que en las bodas las chicas soléis hablar de los vestidos, de la comida… nosotros nos reímos del marrón en el que se está metiendo el novio y casi siempre ¡con él delante!

Marcos en la cocina. ¿Tenemos material para un programa de TV tipo Arguiñano?

Jajajaja, ¡tenemos material para hacer una serie!
Me encanta cocinar, es mi momento. A veces estoy en silencio concentrado, a veces con música, a veces bailo, a veces hablo en italiano/francés/alemán imitando a grandes cheffs… Cocinando desconecto del mundo y soy feliz.

Habría que verlo…

¡Eso te costaría dinero!

Si pudieras pedir un deseo…

Ser famoso por inventar algo!

¿Qué hay en la agenda de Marcos para los próximos meses?

Tuve una coach que me dijo: “Demasiada energía mal enfocada” y me recomendó imponerme rutinas, disciplina y cansarme cada día… Así que en mi lista de objetivos hay: Triatlones, cambio de casa, leer libros, proyectos lucrativos…

¿Una coach?

Sí, una persona que te hace pensar y me hizo darme cuenta de lo que en realidad quería, lo que me gusta, como mejorar… ¡Es fantástico! Y sirve para varios aspectos de la vida, en mi caso me ayudó con mi vida profesional.

Si no lo pregunto me matan: Para los 35, ¿habrá fiesta?

¡Depende de cómo vuelen las mariposas!

Una exclusiva para el Vals…

¡Pronto espero endulzaros la vida a todos!

By Jimena.

Anuncios

Empalagosos cupcakes

Jamás he sido muy cocinitas, lo reconozco. Lo del delantal es cierto que tiene su morbo, obviamente añadiendo lo de ir ligerita de ropa y hacer crecer así el riesgo y la temperatura entre la cocinera y el pinche. Pringarse de harina y lo que acabaría siendo una lucha kamikaze entre los presentes se me pasó por mi caliente imaginación en algún momento de la vida. ¡Y estoy segura que a más de una! 

Sin embargo la creciente oferta de señoritas pasteleras que se dedican a decorar de rosa palo, azul cielo y verde pastel unas madalenas rellenitas y nada apetecibles me parece el extremo de la cursilería. Quizás sean (algunas por lo menos) las mismas señoritas que son incapaces de comérselos por el pánico que les acosa al engordar unos kilitos de más. Entonces, ¿qué hacen con ellos? ¿Se los ofrecen a sus queridas amigas para que aumenten ellas su volumen corporal?

Entiendo y asumo que con estas palabras me crearé alguna que otra enemiga y quizás peque de ignorante si afirmo que esta pastelería moderna está íntimamente vinculada al rosa, color con el que siempre he estado algo peleada, así como a los lazos, corazoncitos, los brillantitos y hablar en diminutivo.

Aun así he estado observando infinidad de blogs con el fondo de puntitos, vestidos acabados con encaje blanco inundados de mini flores bien ordenadas y agendas de bolsillo en plan collage con retales, que derivan de esta moda pasajera, como todas, fomentada por la cantante Katy Perry, y que me resulta terriblemente empalagosa. No la cantante, sino la moda.

Por otro lado debo confesar que el dulce me apasiona. Concretamente el chocolate. Aunque supongo que siempre con cierta inclinación sensual, hasta donde mi eterna imaginación me lleve de viaje…

 

Por si no se acordaban de mi nombre y para los recién llegados, me presento.

Con todos ustedes, 

Jimena.