Archivo de la etiqueta: blog

Antes de partir… ¡GRACIAS!

Después de seis meses bailando, revoloteando y jugando con las palabras, nos merecemos un descanso. Han sido seis meses preciosos. Hemos contado con la presencia incondicional de Astrid y Jimena, las dos mujeres valientes, que un buen día brindaron por su idea. Crearon un blog. Decidieron su nombre. Les regalaron un diseño, en ocasiones criticado por lo sobrio de su oscuridad, que aceptaron sorprendidas, mientras su Vals empezaba a marcar los primeros pasos.

Lo llenaron de contenido. Os lo mostraron tal y como ellas han querido, desde la sencillez, la sinceridad, la transparencia, el humor, el cariño… Sabiendo que quedaban expuestas, desnudas ante los lectores, visibles a la par que invisibles. Jamás vimos su rostro, pero se hicieron con un pedacito de algunos de nuestros corazones. Están seguras que han formado parte de muchas rutinas que invirtieron unos minutos en leer sus historias.

Y no solo eso. Muchos de vosotros habéis formado parte del Vals con vuestros comentarios, vuestras miradas, cuando habéis contado en casa lo mucho que entendíais a Astrid cuando nos contó como sufría al dormir sola o lo loca que estaba Jimena. Sí, esa, la que es incapaz de cuidar una planta por un miedo raro a la dependencia.

Nos hemos colado en el móvil de Jimena, en sus cenas regadas con vino y whats app, en su cesta de la compra, en el comedor de su casa. Sabemos qué lleva en el bolso. La hemos visto quejarse, hablar con su madre, despellejar a su muñeca, llorar lágrimas negras, matar mariposas y hacerlas resucitar. Finalmente nos contó como saltaba desde lo alto de una piedra, decidiéndose por uno de los dos lados del río y declarándose culpable. La esperaremos al otro lado del precipicio, por si se ha hecho daño, o algo… Y además, nos encanta que disfrutes del sexo como solo tú sabes hacerlo.

A Astrid la hemos oído desde muy cerquita cuando hablaba con su abuela, sabemos como toma el café por las mañanas, y nos han contado que tiene una sonrisa preciosa. Nos reímos con ella cuando nos contó la trampa de la ensaimada, la vimos mirarse al espejo, incluso nos dejó acompañarla en un viaje muy especial en tren con destino a su pueblecito de verano. Es un lujo tenerte entre nosotras.

Nos hemos reconciliado con los cuentos, sabemos que Blancanieves nos quiere desde la distancia y además nos pide disculpas por la herencia dejada.

Ahora ya podemos decir bien alto que a nosotras, las mariposas, el arroz no se nos va a pasar en la vida.

Nos gusta sentirnos valientes. Conocimos a nuevas mariposas que luchan con sus mejores armas, los pañuelos, para vivir su vida en rosa. Simplemente gracias Rebeca y Ainara por abrirnos una ventanita del mundo por donde entró algo más que luz.

Leemos con ilusión cada uno de vuestros comentarios. Lau, la mami, la siempre atenta señora Pura, Sandruixa y sus polluelos, la sinceridad de Roger, Mónica, Yolanda, Poiet, Dama Bene, Mila, Bernat, Piojito, Jacobo, Tauste y sus fuentes de información, sinera, dos de nuestras chicas N.B, Berta de Allegramag, Lucía, alguien que no sabía que poner, Carolina, Lucky Billy, Maria José, la adorable Chloe, Salvi el capitán, Natalia y un árbol feliz que dejó su huella también por aquí… A todos vosotros os hemos dado las gracias millones de veces. Una vez más, todos a coro: ¡gracias!

A los que nos leéis desde muy lejos, a los que estáis en la calle de enfrente, los que nos animáis desde twitter o Facebook y los que nos leéis desde nuestro propio ordenador y no suma en la cuenta de visitas. A nuestro incondicional panameño y algún berlinés despistado… Nos encanta veros en las estadísticas de cada semana.

A las tres mariposas que desde la distancia nos han ayudado a difundir el blog: @megalar, @sokomprincess y @misskinder. Habéis sido un gran hallazgo, gracias por confiar en nosotras.

A nuestro dealer, @fvendrell y su alter ego, el Virrey Van Drey, te debemos mucho. Has sido nuestra enciclopedia para empezar en esto. Millones de gracias por tener fe en este proyecto.

Y finalmente a nuestras mariposas del “backstage”. Carla y Mariona, las primeras en leernos cada mañana y los ánimos más cercanos y emotivos que hemos tenido. Os queremos entre nosotras en la segunda temporada y en las que vengan después. Necesitamos vuestras tempranas risas matinales.

En total, contando con éste, 30 artículos. En ellos tenemos líneas de pura poesía, de vida, de amor, de rabia, de pena, de esperanza, de confianza. Notas musicales que marcan el ritmo de este vals que no acaba aquí. Paramos un tiempo nuestra vida pública para descansar. Invertiremos en investigación (de nuevas historias) y desarrollo (de nuevos textos).

Y nos vemos a la vuelta. Una vez nos fuimos a Donostia a conocer a la bonita “pinpilinpauxa”. Así que, si amenazamos con volver, es porqué lo vamos a cumplir. Lo hicimos una vez, ¿no?

Desde mi modesta posición de moderadora, guía o acompañante musical, os deseo un verano de esos que molan, de esos que se recuerdan por apoteósicos. Saltad, bailad a ritmo de samba, haced castillos en la arena, jugad con las olas… pero sobretodo, como diría mi madre, dejad que os mueva el aire.

Besos miles,

El Vals de la mariposa.

 Nota a modo de información: Os hemos dejado el link de nuestros artículos en las palabras que tienen otro color. Pasead el ratón por encima y si os apetece, darle un click! 

Nos vemos a la vuelta

Nos vamos unos días de vacaciones. Algo fugaz, para recargar pilas, digerir los primeros meses de mariposas bailarinas, y crear nuevas propuestas frescas y divertidas que seguro os van a seguir entreteniendo. 

Creemos que Astrid se va a la montaña, a investigar su lado más rural. Unos días de chirucas y forro polar no le vendrán nada mal. Con un poco de suerte la tendremos sentada frente a la chimenea muy bien acompañada. 

Jimena se va de retiro espiritual. Es más bien un plan de calma, meditación y reflexión. Eso es lo que nos ha contado. Igual os la encontráis en los bares, de cañas, haciendo lo que para ella es un verdadero acto de reflexión. No cuenta a dónde exactamente se retira, así que opciones hay unas cuantas. Aunque lo más seguro es que se acerque al mar para poder acariciar la brisa.

Ya nos contarán a la vuelta…

Nosotras os proponemos que descanséis, aprovechad para dormir como marmotas y para hacer galletas y pringaros de harina hasta arriba.

También podéis leernos. Os proponemos algunos de los artículos que más éxito han tenido Jimena y el Sexo, Mujeres valientes o  el recientemente publicado Astrid y el Kleenex 

¿Os acodáis del primer regalo que recibimos? Lo averiguaréis en Empieza el Vals… 

Si queréis investigar sobre el blog, quienes somos y para que hemos llegado hasta aquí, podéis leer el primer post que publicamos. La foto es muy chula…

Bien, y si además de leer todo esto dejáis vuestros comments, seremos las mariposas más felices de la faz de la tierra. 

Felices días de descanso, 

Besos. 

El Vals

Jimena toma de su propia medicina

Curioso. Ver como el tiempo sitúa a cada uno en su lugar. Tomar de mi propia medicina es un reflejo que me devuelve ese espejo en el que tanto confío.

Sentada en la misma mesa. Compartiendo comida, vino, conversación. Una conversación que se ve interrumpida una y otra vez por ese maldito ruidito que le reclama constantemente.

Un aviso tras otro de su teléfono móvil. El grupo de amigos le pregunta donde está, que hace y lo más divertido, con quién. No me preocupa tanto su respuesta como el perder su mirada. Ver como su atención se concentra en un aparato de unos quince centímetros, plano, de diseño, que maneja con tal rapidez y agilidad que me impide descifrar sus respuestas.

Así que yo era así. ¡Qué horror, dios! ¿Y ahora tengo que pedir disculpas por tantas dispersiones? Es obvio que no era mi intención molestar.

Los nervios me han llevado a llevarle dos copas de ventaja. Como siga a este ritmo saldré del restaurante a cuatro patas. Así que tendré que hacer algo antes de perder mi integridad y mi vergüenza.

Se acabó. No comprendo donde están el resto de personas con las que estoy compartiendo mesa, sin haber invitado. A por ello, Jimena.

Me abalancé sobre su teléfono móvil y se lo arrebaté imitando el comportamiento de una voraz ave que desciende en picado a gran velocidad a prender su presa para llenar su estómago. Se acabó. El móvil está en mi lado del terreno de juego. Ahora falta saber que me dice la mirada del adversario, que esta vez si se va a cruzar con la mía. Temo ese momento. Y es aún peor cuando el cruce de miradas va acompañado de una frase sentenciadora.

-No deberías haber hecho eso, afirma contundente.

Cierto, no lo debería haber hecho. Pero os diré algo más. Al menos conseguí que el nivel de su copa de vino descendiera. ¡Empatados!

Jimena

¿Se nos pasa el arroz?

Leo en el INE que la edad media de mujeres que tienen su primer hijo se eleva a 31,3 años. En el caso de las españolas, se plantan en los 32. Así que El Vals tiene algo que decir a todo esto, ya que da de pleno en la intención de nuestro blog en redefinir a la mujer de alrededor de 30.

¿Qué nos pasa antes de alcanzar los treinta respecto a la maternidad? La mayoría, la vemos lejos aún. Tenemos mucho por hacer antes de ser madres. Esta idea va unida a la actual dificultad del género femenino en conciliar familia y empleo. Si no están de acuerdo, lean el artículo del país “Joven, y para colmo, mujer”  en la sección de reportajes #nimileurista que está dedicando el diario a esta polémica. Se unen esta vez a los tópicos de que la gente joven cobra poco y mal, el hecho que las mujeres aún cobran menos (diferencias de hasta un 16%) y además ocupan puestos de trabajo en los que le exigen una flexibilidad que no pueden mantener.

¿Tenemos mucho que hacer es incompatible con ser madre? En ocasiones sí. Por limitación de espacio en el blog, utilizaré un ejemplo concreto, pero estoy convencida que este tema dará para más de un post (no comentaré nada aún sobre los datos de nupcialidad, pero no por falta de ganas).

Mujer de 32, soltera, se reincorpora en el mercado laboral en un puesto en el que por fin encaja. Gracias a ese puesto de trabajo empieza a sentirse libre, realizada, adquiere independencia, cierto poder económico, incluso se da cuenta que el trabajo dignifica (¡Bien por ella!) Un ejemplo de entre mil. Le añadimos que ya ha encontrado su sitio. Así que renuncia a viajar y conocer mundo, entre otras cosas. Pero se topa de frente con su reloj biológico, y sin que sea el suyo, se topa con el reloj biológico de la sociedad, tic-tac… Vaya, tendrá que buscar pareja, compaginarlo con ese trabajo que además le permite viajar por Europa (un sueño, para ella) y ponerse en el asunto en cuestión.

Reconozco en todo esto varios inconvenientes. El primero, el de la pareja. No nos quedaremos con el primero que pase para cubrir esa necesidad “biológica”. Ya hemos visto el cartel de FRACASO de la esquina, gracias. Siga buscando.

La opción B es ser madre soltera. Ante todo, prepare dinero suficiente y mantenga un discurso convincente de que no es usted “rarita” sino que, simplemente quiere ser madre antes que esposa.

Ahora viene la parte en la que le comenta a su jefe/a su decisión de ser madre. Pongamos que lo entiende (¡Bien por su jefe!). Pero ¿cómo combina esa chica de 32 los viajes de trabajo, los de placer, los horarios en la oficina, su vida social con sus relaciones sexuales, sus aficiones, su nueva maternidad, poner lavadoras, hacer la compra…? ¿Cómo no morir en el intento?

¡Bien, lo tiene jodido, bonita! Aunque no imposible. Se me ocurren un par de ideas:

La primera es darle un golpe al cristal del reloj biológico. El tic-tac de las agujas empezaba a ponerme de los nervios.

La segunda es que se lo tome usted con calma señorita. En algún momento los abuelos seguirán siendo jóvenes a los 70 y dejarán de estar de viaje o de crucero, las pensiones no darán para tanto.

El vals de la mariposa

Pinpilinpauxa, mariposas en Donostia

Pinpilinpauxa fue elegida en 2010 como la palabra más bonita en euskera por los participantes de un estudio vasco.

Significa mariposa. No se si será la más bonita, pero sin duda, suena genial. Al pronunciarla creo que le damos sentido al batir libre de las alas de este pequeño insecto, protagonista de nuestro blog. Fíjense: pin-pi-lin-pau-xa. Y ahora más rápido: pinpilinpauxa.    Como un juego de niños…

Enlazando con esta noticia, nos complace anunciar la inmediata partida de, parte del equipo del Vals, a tierras vascas. Dos de ellas repiten experiencia que se prevé diferente a las anteriores. La otra pisará por primera vez la tierra montañosa de la que ha leído tantos titulares de periódico.

Amenazan lluvias. Tranquilas, “habemus hunter”.

Nos acompaña un capitán de barco, un amigo de mirada dulce, que amenizará la escapada con su sonrisa y sus chascarrillos.

Nos esperan varias personalidades. Un trío que actúa como referente y apoyo en nuestra nueva hazaña como bloggers. Tres amigos que nos mostrarán las mejores rutas gastronómicas del norte de nuestro país, su día a día. Tres solteros, por decisión seguramente, que usarán sus virtudes como anfitriones para que a las nuevas mariposas no les falte de nada.

Nos acogen en el palacio Condal, del que sabemos más bien poco y que usan como guarida y laboratorio de múltiples e innovadores experimentos.

Conoceremos nuevas mariposas, a una de ellas le debemos un vino que ganó por méritos propios al descubrir el nombre del título de este artículo. Será un verdadero placer, Ane.

Nos rencontraremos con algunos de los supervivientes de la Altafulla Stage, bajo el mismo sol, quizás no tan abrasador, y esta vez en su propio escenario.

No nos olvidamos de una de las nuestras, que esta vez se dirige hacia la capital a disfrutar de un fin de semana “only girls”. Esperamos ansiosas que nos cuentes tus aventuras por los madriles, Astrid.

Partimos hacia Donostia, ¡buen viaje chicas!

El Vals de la mariposa

PD: nos podéis seguir en twitter @valsdemariposa

http://www.diariovasco.com/20101202/mas-actualidad/sociedad/palabra-bonita-euskadi-201012022004.html