Jimena y las relaciones abiertas

Leo el artículo de Venus O’Hara sobre relaciones abiertas, publicado en el país hace unos cuantos días. Plantea si es posible llevar una relación abierta.

Me surge de nuevo un debate personal sobre las relaciones abiertas. Sobre el número tres.

De entrada deberíamos definir relación abierta. ¿Consiste en tener pareja y conservar el derecho a tirarte a cualquiera que te apetezca, fingiendo que tu relación está basada en la confianza y en la honestidad? ¿Consiste en hacer participar a una tercera persona para disfrutar del morbo añadido? ¿O es simplemente que no somos monógamos?

Una vez tuve una relación abierta. Bueno, una vez tuve una relación. Y además era abierta. Ya que tengo una relación que al menos sea original. Pero solo era abierta por mi parte. Él lo sabía, claro. Sino hubiera sido, lo que comúnmente se llaman “cuernos”.

El caso es que yo lo amaba, estaba plenamente enamorada de él. En fin, quizás exagero, pero la verdad que el tipo me encantaba. Paseábamos por las callejuelas de la ciudad agarrados de la mano, salíamos a cenar y al cine, los domingos por la tarde nos tumbábamos en el sofá con la manta y un cartón lleno de palomitas… En definitiva, un poco lo típico, una pareja.  Durante varios meses creí que no necesitaba a nadie más, que mi vida con mi chico era plena, y porqué no, quizás hasta teníamos futuro.

Hasta que un día… Bueno, eso no fue de un día. La verdad que con Miguel cualquier detalle era tan intenso… Miguel, el chico del Pastor Alemán. Era una mezcla, entre pastor alemán y belga. Miguel también era mezcla, entre canalla y morenazo de ojos verdes. Un bombón, la verdad.

En un ataque de sinceridad, le conté a mi chico la atracción que sentía por Miguel. No esperaba que me diera un golpecito en la espalda, tan solo que valorara mi sinceridad. Pero me encontré con algo realmente inusual. Entendió lo que pasaba. Me pidió que no le contara este tipo de sensaciones, y que con tal de no perderme, era capaz de permitir que estuviera con “el tipo ese del perrito”.

La verdad que al principio pensé que me tomaba el pelo. ¡Cualquiera desearía una pareja así, dios mío!  Bueno, cualquiera quizás no. Mis amigas no se lo plantean ni de broma. Pero yo sí. Tenía absoluta libertad de acción. Y decidí llevar a cabo mi plan de conquistar al morenazo del perro. Los detalles de esa noche los reservo para otra ocasión, que ya me vais conociendo… Pero realmente, fue una noche increíble. Estuve viendo a Miguel durante 4 meses.

¿Con mi chico? Un desastre. La sensación de libertad era fingida. Me cansé de tener un novio que permitiera que le engañara. Prefería no preguntar, cada vez se consumía más pensando en sí estaría con Miguel mientras no le respondía un mensaje. No soportaba mis silencios y yo no era capaz de contarle si él no preguntaba. No soportó mis mentiras, mis ausencias, los tiempos de espera fueron un infierno para él. Llegó a obsesionarse con los olores, las sábanas e inspeccionaba cada rincón de mi cuerpo cuando hacíamos el amor. Creo que no hay día que no se haya arrepentido de darme carta blanca con Miguel.

¿Por qué seguía con él? No se, también podía haber dejado a Miguel, pero ser tres me daba el equilibrio que necesitaba para tener pareja. Además, lo quería. A Miguel no, a mi chico. Y él a mí.

Finalmente se cansó de mí. Los celos le superaron y me dijo que la relación abierta me la metiera por…

¿Miguel? Se acabó, siendo dos ya no tenía ninguna emoción.

Jimena

Artículo inspirado en http://blogs.elpais.com/eros/2012/03/es-posible-llevar-una-relaci%C3%B3n-abierta.html

Anuncios

9 pensamientos en “Jimena y las relaciones abiertas

  1. rogerolivet

    Me encantaba la historia hasta que leí lo de “No soportó mis mentiras”.
    En ese momento se quebrantó la imagen de chica sincera.

    buen blog, repleto de vida

    Responder
  2. el vals de la mariposa Autor de la entrada

    Siendo sincera debía aceptar que con el tiempo aparecieron mentiras, también conocidas como “ocultaciones de la verdad” o “verdades a medias”. En cualquier caso, mentiras…

    Gracias por tu comment, 😉

    Jimena

    Responder
  3. Virrey Van Drey

    Jimena, amiga mía. Tu historia me parece fascinante y ayuda a clarificar la pregunta realizada por Venus O’Hara. Para que haya alguna chance de que una relación abierta funcione las dos personas deben desearlo así, tener una mentalidad liberal. No valen medias tintas como la de tu ex. Pero incluso en caso de una pareja en la que los dos miembros tienen las cosas claras quizás se mezcla el sexo con terceros con amor con terceros y la relación se rompe como comenta Venus en su post.
    Sea como sea, lo que me queda claro es que espíritus libres y exploradores, como nosotros, necesitan de almas gemelas para poder experimentar. Sea en la forma que sea, relación abierta, amantes, amigos con derecho a roce, etc. Siempre buscaremos fórmulas para poder experimentar…
    Esta semana santa se presenta movida en el palacio. ¿Te animas? 😉

    Kisses del Virrey

    Responder
  4. Lau

    Las mentiras vienen desde el principio … auto engaño!!! saber de antemano que no estas preparada, que no eres tan flexible, que la seguridad se desvanece al pasar por el trance de ” solido a gelatina”, que la relación se transforma y las reglas cambian… y por último saber que expones esa seguridad a cambio de una nueva experiencia ; ) besos y abrazos

    Responder
  5. lucky billy

    algun@s nunca están satisfechos con lo que tienen hasta que se quedan sin nada…. quizás Jimena no quería a ninguno… sólo rellenar vacíos…

    aunque relaciones de esas de “follamig@” son complicadas seguro que no tanto como una relación a 3, mantener los sentimientos equilibrados es complicado…

    ¿luego no echaste de menos a ninguno Jimena?

    Responder
  6. el vals de la mariposa Autor de la entrada

    Que ilusión leeros. A los veteranos en el blog, gracias de nuevo. @Virrey, pensaré en su propuesta…

    Lau, linda reflexión. Cuanta razón en tus palabras… Un placer leerte por aquí.

    Lucky Billy, encantada de conocerte. Sin dudarlo un solo momento, debo reconocer que a mi chico lo quería. Y mucho. A tu pregunta, sí, lo eché de menos. Pero no llenaba ese vacío al que te refieres con tus palabras…

    Muchas gracias…

    Jimena.

    Responder
  7. nosequeponer

    Quizas, y solo digo quizas, podria haberse planteado tu pareja, tambien practicar lo de pareja abierta, me refiero a que el podria haber tocado otras pieles y experimentar, no como venganza, no, sino como curiosidad, pero en el plan que lo explicas creo que era normal su actitud…..en realidad pienso que esa situacion solo se sostiene si los dos compartis el sentido de pareja abierta, o sea participando los dos, sino, y para no perder a Miguel al que al final creo entender que si querias, me tiraria por la parte de la infedilidad a secas, al fin y al cabo el queria que fueras feliz no?, o que llenaras esos vacios que tenias……

    Responder
  8. Jacobo J

    Si vamos a ser sinceros una relacion abierta -no tiene nada qe ver con su relato- que se podria decir resultaron unos simples cuernos – mal tolerados por su pareja dado que su relacion fue por su gustazo, abierta seria con todo tipo de situacion sexual, superando las fronteras tradicionales……el sexo entre dos dentro de una relacion entre varios sujetos.Es complicado pero s puede dar.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s