Astrid y el café

¿Qué quieres que te diga?

Al principio pensé que era una estirada. Cuando entró el primer día me pidió uno de esos cafés desgraciados. Pero no de esos que dices, bueno, se puede soportar.

¡Qué va! Si cuando me lo pidió parecía que me estaba tomando el pelo. Cuando acabó de recitar su parrafada, supe que iba en serio, porque me miró. Me dedicó una media sonrisa falsa de esas que dicen ¿lo has entendido? Y acto seguido, se sentó en una de las últimas mesas.

Pero allí no acaba todo porque cuando le llevé el café me dio un gracias mirando el whats app del iphone, ¡ni alzó la vista la tía!

Yo no es que me considere un tío feo, pero oye, un cruce de miradas al menos. Pero nada, como si fuera un espectro, vamos.

Pues así varios días, hasta que pensé que a la chica lo que le podía pasar es que estuviera mellada. Así que establecí un plan para descubrirlo.

Al día siguiente entró como siempre, sacándose los auriculares para pedirme el “desgraciao”. Yo, que estaba harto de que me soltara el tipo de café que quería en verso, me adelanté y le dije:

 -Qué sí, cansina, café con leche, descafeinado de sobre, en vaso de cristal, muy caliente, sin espuma y con dos de sacarina.

Entonces lo supe. Se me quedó mirando, con los ojos fijos, sin pestañear, dos o tres segundos hasta que se le achinaron los ojos y le salió la gran carcajada.

¡Anda! Pero si no te falta ningún diente, pensé.

Pues sí, estirada y cansina. Pero cuando descubres que eso es sólo fachada, te das cuenta del poder de su sonrisa.

– Me llamo Astrid, añadió.

 

Diego, camarero del Sunset, bar donde desayuna Astrid cada mañana.

Anuncios

3 pensamientos en “Astrid y el café

  1. sandruixa

    bares, ¡qué lugares! adoro la hostelería, no puedo evitarlo… Muy bueno buscar la visión de Astrid desde la perspectiva del camarero…

    Responder
  2. Virrey Van Drey

    Buenas tardes mariposas!

    Después de disfrutar del éxito del #SundayBreakfastContest del domingo pasado (http://www.thegluttonclub.com/2012/03/15/las-tres-leyes-del-buen-desayuno-dominguero/) me parece un poco triste este desayuno “desgraciao”. Además la foto con el café finiquitado no sería digna de concurso. Si Lady Marion ve este desayuno seguro que clama al cielo horrorizada.

    Me siento 100% identificado con Diego! Todos (los hombres) estamos esperando vuestra sonrisa. Sin duda que la sonrisa de una mariposa nos alegra un mal día.

    Una consulta, ¿sabemos algo de Jimena? La hecho de menos.

    Kisses del Virrey Van Drey.

    Responder
  3. el vals de la mariposa Autor de la entrada

    De nuevo gracias por vuestros comments, nos encanta leeros!

    @Virrey, Jimena está por ahí, ya sabe usted que ella es muy mariposilla, y cuesta mucho pillarla quieta en algún momento. Le manda recuerdos. Está preparando nuevo post para dentro de unos días. No sufra, tendrá news sobre ella… 😉
    Desde aquí lanzaremos una lanza en favor de las mujeres que sonríen a los camareros que les sirven el café por la mañana. Podría ser algo así como #sonríeatucamarero jejejeje!!

    Un abrazo fuerte,

    El vals…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s