Jimena y la planta

Y yo me pregunto, ¿por qué tengo que asumir la responsabilidad de cuidar una planta si no llego a cuidarme a mi misma?

Que no la quiero, y punto. Tendré que buscarle un lugar para vivir. Un buen rincón claro, no sirve el fondo de un armario. Darle de comer, bueno de beber. Solo agua, obviamente. Nada de alcohol. Alimentar una indefensa florecita que necesita de mí para crecer, para respirar. Demasiado dependiente. Ver como se le caen las hojas, una a una. Que decadente imagen. Irá perdiendo color, brillo, fuerza…

¿Y cuando me haya encariñado con ella? Esperar a que muera definitivamente. A que se le caiga la última extensión de ese cuerpo inválido que necesitó de alguien durante toda su vida. Me resulta demasiado doloroso. Para que finalmente acabe en el cubo de la basura, sin un entierro digno. Dios, me parece patético.

¿De verdad la gente las acoge? ¿No se dan cuenta de la relación de dependencia que se crea entre planta y dueña?

Además, la palabra dueña me crea cierto rechazo, es muy del siglo pasado. ¿Poseer? ¿Responsabilidad? Qué asco de sociedad que se empeña en defender la posesión como única vía para sentirse libre y segura de sí misma. ¿Lo siguiente que será? ¿Un bonsái? ¿Un engendro de arbolito que tenemos en un piso de cuarenta metros porqué no podemos acceder a una casa con jardín?

Todavía recuerdo a una muñeca que no soportó vivir con la pequeña Jimena cuando tan sólo tenía diez años.

Vaya, que gracias por el regalo, mamá. La cuidaré con mucho cariño. Te quiero, hasta mañana.

Jimena

Anuncios

6 pensamientos en “Jimena y la planta

  1. Virrey Van Drey

    Querida Jimena. Me sorprende esta forma tuya de evadir la responsabilidad. La planta que te han regalado me parece preciosa. En el jardin del virrey quedaría perfecta. Si no la quieres la puede cuidar mi jardinero. Ah! Obviamente té invitaría a un GinTonic a cambio de la planta 😉
    Kisses del Virrey Van Drey.

    Responder
  2. el vals de la mariposa Autor de la entrada

    Sí, preciosa. Y me encantaría que lo fuera siendo, que no perdiera sus colores, su vida, su alegría propia.
    Fantástico, lo de tener jardinero. ¿Para todo necesita usted a alguien que lo ayude? Sólo me hago responsable de lo que puedo cuidar con mis propias manos, sin necesidad de terceros que alimenten por mi seres indefensos. ¿Qué clase de compromiso asume si la relación entre dos ya necesita de una tercera persona? Empezamos mal… Buenos días, Virrey!

    Jimena

    Responder
  3. Virrey Van Drey

    Querida Jimena. En la nobleza nos gusta disfrutar de la naturaleza pero ¿no esperará que me ensucie las manos?
    No necesito ayuda (de terceros) para las cosas importantes, como por ejemplo para ganar mis partidos de padel, tenis y golf. Obviamente mi oferta de Gin, preparado por mi coctelero, sigue en pie.
    Kisses del Virrey Van Drey.

    Responder
  4. SokomPrincess

    Qué pena saber que le das más importancia al hecho de “oys, no puedo cuidarla y ver como con el paso del tiempo irá perdiendo color, brillo, fuerza…” que a disfrutar de la belleza que te proporciona, aunque ésta sea temporal.

    Creo que tienes un concepto equivocado de responsabilidad y más si lo confundes con la posesión, o al menos, leyéndote no me queda claro… No sé si al mezclar tantas ideas no expresas bien lo que de verdad nos quieres decir…. (o yo soy muy tonta :p)

    y espero que seas una viejecita muy fuerte y autosuficiente :p

    Besos!!!

    Responder
  5. HappyTreeFriend

    Vegetar. Vegetar como un vegetal.
    Alguien te cuida, te mima, te riega, te limpia, te pone al sol, te quita de la tormenta.
    Ah que sueño.
    Vegetar. Como un vegetal.
    ¿Y tú qué?
    Te pasas el día a mirar los pájaros esperando que no te usen como letrina, a escuchar el cotilleo de las vecinas, a tomar el sol en los días de primavera o a ver todo desde un vidrio en los días de invierno.
    En fin, te pasa el día a vegetar. Como un vegetal.
    Bueno, teniendo en cuenta que el único problema que puedes tener es un dueño capullo y desorganizado, podemos decir que tu vida, cara plantita, es prácticamente perfecta según las expectativas que soléis tener vosotros del reino vegetal.
    Claro, si sueñas de ser un rock star o una bailarina de lap dance, la veo un poco difícil.
    Te aconsejaría optar por una carrera de modelo o actriz de cine muto (¡un clásico, nunca falla!).
    Ah… ¡enhorabuena por tu nuevo piso!… ¡me encanta!

    Responder
  6. Señora Pura

    Diga que sí, Jimena, diga que sí, que decirle que sí al ofrecimiento de una planta es entrar en un círculo vicioso del que luego es difícil salir.
    Primero aceptas la planta, luego compras un pez para que no se sienta sola cuando te vas, después un canario para que les anime el cotarro y en menos que canta un gallo (un gallo que también has comprado tú), te encuentras en tu nueva casa con tu hijo y medio, con tu marido, con tu perro, y aplaudiendo al leer que vuelven a reponer Se ha escrito un crimen.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s