Mujeres valientes

El caso es que no somos muy amigas de los días internacionales de nada. Aun así es difícil mantenerse al margen de que hoy se conmemora el día de la mujer trabajadora. Supongo que podemos generalizar hacia el día de la mujer, sin más. Trabajemos o no, aunque se aleje del origen revolucionario de la fecha, tenemos un día institucional.

Y como no podía ser de otra manera, los periódicos llenan sus páginas aplaudiendo la labor del género femenino, como tal. Recuerdan sus años de martirio, en los que no teníamos derechos. Y se enorgullecen de la evolución que ha hecho la mujer durante las últimas décadas y de nuestra capacidad de combinar trabajo y familia, un clásico.

La semana pasada se publicaba en el periódico El País, una noticia sobre la necesidad que ha empujado a la mujer a incorporarse al mercado laboral para afrontar esta sonada crisis económica. Bajo mi punto de vista, ya nos estaban quitando mérito. Pero tranquilas, una semana después nos lo devuelven. En nuestro día sabrán reconocer que nos incorporamos al mercado de trabajo por inquietudes, derechos, capacidades… No solo para resolver la economía doméstica.

Una vez hemos hecho referencia al día internacional de la mujer, me llama la atención la noticia publicada ayer en el mismo periódico. Titular: “Las tres españolas más valientes del mundo”. Curiosamente no son ni mi madre, ni la tuya, ni la vecina del quinto. Son tres personalidades de carácter público. Entre ellas la vicepresidenta actual, Soraya Saez de Santamaría, también conocida como la mujer más poderosa de España. Pilar Manjón y Edurne Pasaban son las otras dos mujeres que acompañan a la ministra en esta hazaña.

En el ranking de la revista Newsweek  se reparten los 147 puestos restantes mujeres vinculadas a la política, actrices de renombre, periodistas e incluso una blogger. La periodista que firma la noticia comenta que poco se habla de las mujeres iraquíes, japonesas o sirias.

Quizás deberíamos redefinir el concepto de valentía sobretodo al relacionarlo con la mujer del siglo XXI. Madres, hijas, abuelas, amantes, esposas, viudas, novias, amigas, solteras, separadas, con curvas, sin ellas, rubias, morenas, teñidas. De aquí cerquita, de más allá, atrevidas, vergonzosas, payasas, sobrias, alocadas, tímidas, con arrugas, sin ellas, sencillas, horteras, de 20, de 30, de 40, de 70… Todas ellas habrán realizado un acto de valentía al menos una vez en su vida y no han ocupado jamás una portada.

Valiente es aquella persona que arriesga en su día a día y que, a la vez, reprime sus impulsos por cuidar su identidad. Aquella que decide mirar a la vida de frente, con la cabeza alta. Y se suma la persona que da un paso atrás y coge impulso o carrerilla, según se mire.

Decía una canción de Vetusta Morla que “Ser valiente no es solo cuestión de suerte”. Y decía una amiga nuestra que “la vida es para las valientes”. Así que sean bienvenidas a su vida, mujeres valientes.

El Vals de la Mariposa

Link de la noticia publicada el 7 de marzo de 2012 en el periódico El País:

 http://elpais.com/elpais/2012/03/07/gente/1331121600_605691.html

Anuncios

8 pensamientos en “Mujeres valientes

  1. SokomPrincess

    Totalmente de acuerdo con la línea del artículo. Tanto la mención a qué no sólo nos incorporamos a trabajar por salvar la economía doméstica, tanto con la mencionada lista yanki (dónde el 90% de valientes son de allá).

    Sí, es verdad que hemos ganado muchos derechos y nos han puesto en igualdad de condiciones (que hace 40 años en España una mujer debía pedir permiso incluso para abrirse una cuenta corriente), que es bonito tener un día y tal. Para mí todas somos trabajadoras: la que se levanta a las 6 de la mañana para ir a la oficina, la que ha decidido ser madre y formar una familia y la que hace todo.

    Lo que me fastidia sobre manera es que se haga demagogia política usándonos como escudo, por ejemplo, con algo que tenemos tan reciente como es la cuestión de si la lengua tiene género… Ese activismo feminista ligado a ciertas instituciones que sólo quieren ser políticamente correctas y colgarse algunas medallas ha ligado la visibilidad de la mujer a un lenguaje supuestamente no sexista, llegando a esos límites tan insoportables de escuchar compañeros y compañeras, niños y niñas, miembros y miembras…

    La visibilidad de las mujeres en una sociedad recae en qué reciban el mismo salario que un hombre por el mismo trabajo, no en una palabra.

    Saludos y feliz día mariposas.

    Responder
  2. Virrey Van Drey

    Hola Mariposas. Me encantó el post de hoy. Me gusta leer sobre Jimena pero también sobre economia, y en mi moderna forma de entender el mundo hoy es un post de economia. Y de los buenos 😉

    Un apunte para cuando hablamos de igualdad. En ciertas ocasiones el lobby de la igualdad, como hacen todos, puede llegar a pedir exigencias excesivas. Por ejemplo la paridad en el gobierno. En 2010 hice un sencillo analisis sobre la edad que necesitaba una mujer para ser ministra y la edad que necesitaba un hombre para el mismo objetivo. El resultado fue que la mujer llegaba a ser ministra 9 años antes (47 años vs 56 años). Además otros estudios en los que se compara a la mujer joven (entre 22 a 30 años) con hombres de la misma edad (en USA) encuentran que las mujeres ganan un 8% más en media.
    http://www.freakonomics.com/2010/09/07/women-who-make-more/
    A mi modo de ver el mundo el hecho que las mujeres esten estudiando más que los hombres hará que haya una tendencia a que cada vez haya más mujeres en los puestos de poder públicos y privados. Seguramente este es la gran discriminación pendiente (junto a la violencia de genero). Lo que no se puede es hacerlo por obligación, debe ser algo que dicte el mercado. Lo siento chicas pero me salio la vena liberal 😉

    Os repito mis felicitaciones por un post tan bonito sobre economia escrito por unas neofitas en el tema. ¿o es que sois economistas?
    Espero que los próximos posts vuelvan a relatar las aventuras de Astrid y Jimena, u otras chicas.
    hugs and kisses
    Virrey Van Drey

    Responder
  3. el vals de la mariposa Autor de la entrada

    Creía que hoy llegaría a casa después de una dura jornada de trabajo con mejor regusto, y la verdad, no me saco el sabor a refrito.
    Leo poca prensa, y menos en el curro, pero ya de buena mañana se me ha atragantado el bocadillo de pavo. Os pongo en situación: me dispongo a desayunar, pido el café y cojo la Vanguardia. Leo el primer artículo sobre el día internacional de la mujer y me quedo con que ahora muchos (se entiende que se refiere a hombres en el paro) se lamentan de que la mujer cobre de media un 16% menos que el hombre. Pues vamos bien, y entonces, ¿se supone que hemos de llegar a la recesión para que los hombres valoren que hemos de cobrar igual e incluso que planchar es un verdadero coñazo?.
    Sigo con el café no sin antes pasar la página y llegar al éxtasis de la indignación: “las mujeres musulmanas de Terrassa apoyan al imán”. No tengo palabras escritas porque necesitaría un megáfono para recitarlas a los cuatro vientos.
    Aquí no acaba la cosa porque en el café de después de comer veo el 20 Minutos y pienso, ¿me arriesgo? Vamos Astrid, tú puedes…. Pues entonces he llegado al nirvana: según la UE, faltan 40 años para alcanzar la igualdad laboral en la UE.
    Así, que aquí estoy, en casa y con la sensación que este día parece más para lamentarse que para dar un paso hacia delante.
    Pues yo no acabo este día sin decir que se necesitan a mujeres valientes y unidas, eso seguro, pero también se necesitan a hombres inteligentes.
    Astrid.

    Responder
  4. Miss Kinder

    Qué vida esta…
    Yo siempre dedico este día a mi mejor amiga. Se llama Lucía y a pesar de ser la chica perfecta (en serio, lo es, FLIPO porque siempre sabe lo que tiene que hacer, cómo, cuándo y es capaz de hacerse querer y querer a partes iguales). El caso es que aparte de todo lo anterior, a pesar de sus recién cumplidos 23, ha pasado por más cosas de las que ha pasado mucha gente que roza la cuarentena o incluso más. Ha tenido una vida difícil, aunque si le ves, piensas que ella es la chica más feliz del universo.
    Y es trabajadora. Es trabajadora en sus estudios, número 2 de la promoción en su carrera, le han fichado en la mejor empresa de España y parte del extranjero en su sector, pero se la rifaban. Aparte de en lo profesional, es la hija perfecta, la hermana perfecta y la amiga perfecta. Y ese término no es uno que me guste, pero es dulce, cariñosa, increíble persona y preocupada por todo aquello que le rodea. Inquieta, perseverante y, seguramente, sea la mejor madre del mundo en un futuro. Desde luego, va a ser la madrina de mi primera hija, y la segunda se llamará como ella. Porque si se parecen un 1% a ella, seré feliz mi vida entera.
    Pues esta chica, en un momento muy duro para su familia, ha sido capaz de hacerse cargo de todo, de un verdadero drama que ha durado años, ha seguido estudiando y demostrando como aunque te pase lo peor, tienes que seguir adelante. Y no es porque llevemos siendo amigas desde los 6 años, no. Es que es un ejemplo a seguir, una mujer que cambiará el mundo. Quizás su mundo, o el mío, o el de los que le rodeamos… pero nos vuelve locos, locos de alegría. Por mujeres como esa, mujeres que alegran el día a cualquiera. Mujeres que, ojo, aunque suene a tópico, parece que no duermen porque es imposible hacer tantas cosas a la vez. Podrían arreglar el mundo. Y sin tener que estar dando discursos políticos, ni siendo titiriteras. No, mujeres de verdad, de las que desinteresadamente donarían medio corazón, si se pudiera y alguien lo necesitara… porque es eso, un corazón bien grande, que con lo pequeñita que es, no le cabe en el pecho, estoy segura. Y es una valiente.

    P.S. tiene gracia que llevo toda la vida llamándole florecilla y mariposilla… y las coincidencias no existen.

    Un abrazo mariposas, ¡me encantáis!

    Responder
  5. el vals de la mariposa Autor de la entrada

    Miss Kinder, preciosa reflexión. Solo decirle a Lucía la suerte que tiene de tener una amiga como tú.

    Nos encanta lo que dices sobre ponerle el nombre de Lucía a tu segunda hija, es un gran acierto. Algún día desvelaremos el origen de los nombres de Astrid y Jimena, Existe mucha relación con la idea de imaginar los nombres de las niñas que aún no han nacido, y que muchas ya imaginamos… Ciertamente revelador por tu parte. Y no, las coincidencias no existen. Jimena las llama: señales.

    Un abrazo, linda.

    El vals de la mariposa

    Responder
  6. megalgar

    Para mi el concepto de valentía está en relación con lo que se arriesga y no dudo que ese ranking de mujeres valientes estén arriesgando pero dentro de un horario, y luego vuelven a la comodidad de su hogar. Hay otras mujeres anónimas que arriesgan absolutamente todo lo que tienen las 24 horas. Estoy de acuerdo con los comentarios de Sokomprincess y Virrey y me da pena que el día de la mujer trabajadora se convierta en reivindicación de tonterías como el lenguaje no sexista, o las cuotas en los puestos de poder. Yo no tengo ningún complejo y aunque a todas a lo largo de nuestra vida nos hayan puesto alguna zancadilla sólo por nuestra condición de mujer o de madre no creo que las reivindicaciones deban enfrentarnos ridículamente a los hombres. Los hombres deben forman parte de la solución y no del problema.
    Lo que me molesta es que nos metan a todas en el mismo saco en función de la edad, o de la formación, o del estado civil o de… yo qué sé, y que te consideran que si entras en uno de estos sacos te tiene que gustar esto, tus costumbres son estas, tus ideas son estas…. ideas preconcebidas que también afectan a los hombres pero mucho más a las mujeres, y nadie dice nada de esto.
    De hecho no creo que haya nada que celebrar, más bien que lamentar que haya países donde la mujer no tenga ningún derecho y ellas mismas lo vean normal, y que aquí hagamos la vista gorda con algunas comunidades inmigrantes por no ofender a otras culturas en vez de alentar su integración en la sociedad con todos los derechos amparados en nuestra Constitución.
    Pero por otro lado soy optimista, creo en las redes sociales, en la tecnología, creo que estos avances nos igualan a todos, nos hacen pensar y nos acercan. Enhorabuena por el blog.

    Responder
  7. el vals de la mariposa Autor de la entrada

    Gracias por vuestros comments, un placer leeros y crear un feedback con las personas que nos leen.

    @Mercedes, mientras haya día internacional de algo la sensación es de conflicto no-resuelto. Si damos un vistazo a los “días internacionales de” el panorama es algo desolador. Cierto, hay poco que celebrar. Quizás deberíamos dar una vuelta por nuestro círculo cercano. Estamos de acuerdo con la idea que la integración de la mujer inmigrante está a años luz de ser integración. Si podemos hablar de acogida, ya es mucho.
    Obviamente no hace falta cruzar el charco, ni siquiera necesitamos hacer referencia a la inmigración, para escuchar “topicazos” y prejuicios que, como bien dices, nos meten a todas en el mismo saco.

    En definitiva me encanta tu positivismo, algo está cambiando en todo esto. ¡Y nosotras somos las protagonistas! Gracias de nuevo, un placer leerte.

    @Dama, gracias por seguirnos. Esperamos tus comments en los artículos que no te han gustado tanto. Seguro que podemos intercambiar impresiones. Y nos ayudan a crecer como bloggers, un abrazo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s