Jimena y el sexo

Es un clásico ya. Estoy en la ducha y suena el móvil. Jimena otra vez.

Después de dejar un lago en el suelo del baño alcanzo a coger el teléfono. Jimena, ¿qué quieres? Estaba en la ducha. Tras varios intentos fallidos de conseguir que Jimena llame más tarde, me siento en el borde de la bañera, ahora ya con mi albornoz blanco, toalla en el pelo y decido rendirme a las insistencias de mi amiga.

Jimena has pasado una noche increíble, la sorpresa, la cena, las velitas, el vino. Me resulta impresionante lo que me cuentas. Cierto que lo de los Gins fue un detallazo, con granos de pimienta rosa y un toque de anís. Increíble. Estás segura que no lo soñaste, que te conozco…

Oye, ¿y de lo demás qué? Un viajazo, como siempre  ¿no? Como siempre. Te encanta lo del sofá, que te desnude, que recorra tu cuerpo  con los hielos de la copa… Y que te mire a los ojos pidiéndote que sigas, observando atentamente todos los movimientos de tu boca… Dios mío, Jimena. No me cuentes más. Que me va a dar algo aquí mismo. Hay pocas ocasiones en las que estén dedicados a tu propio placer y solo a verte disfrutar con el sexo. Es impresionante, Jimena. Lo se… Y te encanta, ¡qué petarda!

¿Y le contaste lo de tu sueño? ¡No te creo! Que bailaste para él, ¿en pelotas? Ji eres la bomba. Es que te ponen veneno en la copa y Jimena pierde los papeles. Me encantas niña. Eres genial. Disfruta de cada momento como ese. Pero disfrútalos, y no te pierdas en él. Quédate con el sexo, con ese viaje al más allá, con la sensación de que podría ser el último.

Oye, ¿y después qué? Recuerdo que la vez anterior fue raro dormir con él. Así que ahora fuiste tú la que se dio la vuelta y no le dijo ni buenas noches. ¿Y que hay de la Jimena que se abraza y no se quiere ir por la mañana? Ah, ya no. ¿Ya no o fue el viernes que simplemente no? Ya decía yo. Pero me gusta la idea. Te lo dijo por la mañana, ¿no? Y no se podía dormir, pobre. Ya, está claro que tú pasaste por lo mismo el otro día. ¿Y que te pasó esta vez? ¿Qué ha cambiado? Deja de fumar por las noches, Ji. Te sienta fatal…

Yo también te quiero. Te veo luego. Y si después de estar siete días sin noticias de dios de repente se ilumina tu móvil y te quieres tomar una birra con él y darme plantón, lo entenderé.

Astrid

Anuncios

6 pensamientos en “Jimena y el sexo

  1. Virrey Van Drey

    Hola chicas. Por fin un poco de sexo por aquí, que ya se hechaba en falta. En la nobleza es cosa frecuente, y estaba interesado en saber como vive estos asuntos la plebe. De hecho después de leer los posts anteriores estaba pensando que al fin y al cabo erais unas santas, un poco hippies pero santas al fin y al cabo.
    Felicitar a Jimena por esta capacidad que tiene de disfrutar del momento con intensidad. Decirle que si quiere venir un dia por palacio esta más que invitada. Supongo que a parte de gin Tonics tambien veverá Mohet Chandon?
    Besitos.
    Virrey Van Drey 😉

    Responder
  2. el vals de la mariposa Autor de la entrada

    ¡Buenas noches!

    Veo que mi conversación con Astrid ha tenido éxito… Obviamente hablar de sexo lo tiene casi garantizado, y si además muestro que me encanta disfrutar de el momento, sin límites y de forma intensa, ya puede ser increíble.

    @Virrey, todo es proponerlo. Soy más de Gin que de Moet, pero jamás rechazaría una visita a palacio… Will see!

    A las personas que han leído el artículo de hoy: ¡Gracias! Partimos de lo nuestro, de una esencia simple, con aroma fresco, de esos que se quedan cuando abres las ventanas de casa y se crean las corrientes. Contamos lo que sentimos, lo que nos gusta y lo que nos hace crecer. Y contamos lo que nos interesa contar, lo que os interesa a vosotr@s, por qué, en el fondo, tengo claro, que a todas nos gusta sentir placer, no solo en el sexo… 😉

    @Astrid, te quiero, niña! Gracias por dejar tu ducha a medias y atender las “boludeces” de tu amiga. Eres grande, canija!

    Kisses,

    Jimena.

    Responder
  3. MorningGlory

    Jimena y el sexo. podrìa ser el titulo de una pelicula donde ella no està enamorada del guapo a la moda, si no està simplemente inamorada del sexo. una historia sin estos conflictos vaginal-sentimental que siempre rellenan las noches de las mujersitas me-enacantan-llorar que duermen en cada una de nosotras y que se despiertan cuando nos ofrecen algo de distinto, divertido, ameno: una botella de vino, una flor abajo de la lluvia, un beso quita aliento… over and over again como en todas las soap de grecia colmenares, las canciones de julio y las peliculas de Marilyn. ok, ok soy una fatalista terrible que cree que cada historia tiene un momento en que el sexo cambia rumbo o simplemente hecho de menos a estas sensaciones tan preciosas y tan fugaces como el descubrirse y el degustarse.
    Jimena, que decir? ya sabes que hacer… y Astrid.. tu? a que esperas? Deja la ducha y tirate a la bañera!
    Besitos

    Responder
  4. el vals de la mariposa Autor de la entrada

    Tiene gracia lo de tirarse a la bañera porque precisamente mi intención era un momento entre yo y yo, de relax… O no tan relax… Pero tenía la sensación de que Jimena llamaría en cualquier momento y no tenía ganas que el agua se enfriara… Ya me entendéis, ¿no? ¿O debo ser más explícita?
    Con el artículo que la revista “Timeout Barcelona” le ha hecho a Rosa Regàs esta semana, me doy cuenta que sigo dejando entre líneas lo que con las palabras claras sería una masturbación.
    Aún existe como un tabú pero sin el como y desde aquí, os informo, que por nuestra parte: las cosas claras y por su nombre.
    Así que os dejo por ahora que el agua se enfría.

    Astrid.

    Responder
  5. SokomPrincess

    Es verdad, el sexo (o autosexo)… tan censurado en las mujeres. Si todavía habrá alguno (y sobre todo algunas) que se escandalice cuando escuche que una mujer ve una peli porno. En fin Jimena, que nos has puesto los dientes muy largos. 🙂

    Responder
  6. el vals de la mariposa Autor de la entrada

    @Sokomprincess cuanta razón. Para nosotras no solo no es tabú, sino que es un tema que está presente en nuestras tertulias en femenino y plural, como dirían “Las Migas”. Es cuestión de quererse y como dice @MorningGlory de descubrirse y degustarse. Y según mi punto de vista, de pedir por esa boquita. Disfrutar de nuestro sexo es una reconciliación con nosotras mismas. ¡Nos lo debemos! A por ello, guapísima! Y si en algún momento te apetece, nos lo cuentas. Sabes que aquí también tienes tu espacio. Kisses…

    @Astrid, me encantas! Eso es hablar claro, y lo demás son tonterías. ¡Claro que sí!

    Buenas noches,

    Jimena

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s